Siempre, Maggie Stiefvater [#3 Los lobos de Mercy Falls]

29.12.13


Siempre (Forever), de Maggie Stiefvater
440 págs. / Ediciones SM / 15,95€
Fantasía, licántropos, romance
Publicado en 2011


En Temblor, Grace y Sam se encontraron y se enamoraron.
En Rastro, tuvieron que luchar por estar juntos... y no lo consiguieron.
Ahora, en Siempre, la tercera y última parte de la trilogía, los desafíos y los riesgos son mayores que nunca.
Grace parece incapaz de volver a ser humana. El padre de Isabel ha empezado la caza de los lobos de Mercy Falls. Surgen del pasado peligros que parecían olvidados. Y mientras la muerte acecha, a Sam y Grace, a Isabel y Cole, les resulta más y más difícil aferrarse al amor.



Siempre empieza unas semanas después del final tan intrigante de Rastro, y con él concluye la trilogía Los lobos de Mercy Falls, ¿habrá estado a la altura? Ahora os lo digo.

El ritmo de la historia empieza lento, al igual que en los libros anteriores, aunque si hay alguna escena de acción en ciertos momentos, casi toda ésta se desarrolla hacia el final, como bien nos tiene acostumbrados Maggie. Es a partir de aproximadamente el último tercio del libro cuando empiezas a morderte las uñas, porque todo se complica y se vuelve patas arribas y la sensación de que no va a acabar bien aumenta cuanto más consciente eres de que apenas quedan cuatro o cinco capítulos para el final y es el último libro de la trilogía. El aumento progresivo de la intriga, la emoción y la acción me hicieron pegarme a sus páginas hasta que terminé el libro por completo, por lo que, en general, no es que la novela empiece floja, es que a cada capítulo Maggie te envuelve más con su magia y no te abandona hasta que acabas de leer el libro.
"Pobres desgraciadas – Dijo Cole con la mirada fija en las estrellas-. Deben de estar hartas de vernos cometer los mismos errores una y otra vez."
Como ya dije en la reseña de Temblor, no son libros que se sostengan solo por la acción, aunque  en este último si que hay un poco más que en los anteriores. La acción es algo secundario, a pesar de ser una historia con hombres lobo de por medio. La historia gira entorno a la relación de Sam y Grace y su carrera contrarreloj para parar la enfermedad que desencadena la licantropia -que afecta a Grace, como sabemos de Rastro- y los planes de Tom Culpeper para la manada del bosque Boundary.  

En Siempre, es donde más se nota  la evolución de Sam. Ya no es el chico ingenuo e inocente qu e conocimos en Temblor, sino que está más centrado, tiene algo más de pilleria  y, perdón por la expresión, le echa más huevos a las situaciones adversas con las que se encuentra. Me ha parecido una buena evolución, porque sin dejar de ser el tipo tierno y sensible que le escribe canciones de amor a su novia, se ha ido haciendo más fuerte a medida que la historia iba desarrollándose. En cuanto a Grace, me ha encantado leer su punto de vista "lobuno" y ver como en cada transformación lo olvida todo, incluso a Sam y se perdía a si misma. Es a la vez triste y bonito.
"No existe mejor sabor que la risa de otra persona en tu boca"
Además de los dos protagonistas más principales, también interviene mucho la relación/no-relación de Cole e Isabel. En Rastro y Siempre, una de las novedades que ha introducido Maggie ha sido los puntos de vista de estos dos personajes, que si, si por separado ya son geniales, juntos son una maravilla. Frente a la estabilidad que representan Sam y Grace, con Cole e Isabel nunca se sabe por donde irá la cosa, porque se llevan como el perro y el gato, pero no pueden estar el uno sin el otro. Vale la pena ver como se desarrollan las dos relaciones, porque es un contraste muy raro que solo hace que la historia tenga más alma y de verdad quieras saber cómo acaba.
"Señalé un expositor con condones y Sam me miró con cara de perro. Debía de haberse puesto tantos, o tan pocos, que no le veía la gracia." - Cole.
En cuanto al final, bueno, no todo podía ser bonito y de color rosa. Por una parte, la escritora se sacó algún remedio milagroso para cierta muerte que no quedó demasiado bien atado. Tendría que haber pulido un poco más este 'milagro' porque a la hora de leerlo no tiene mucha base y se cae lo cojas por donde lo cojas. Por otra parte, el final-final del libro no me gustó. ¿Por qué? Porque es un final que no aclara mucho lo más importante de la trilogía; Sam&Grace. Me decepciono un poco que dejase un final tan abierto en este aspecto y tan cerrado con respecto a la manada, por no decir que la otra parejita de la historia me medio partió el corazón. En mi opinión, Siempre tiene un final demasiado abierto para mi gusto y nada aclaratorio.

Desde una perspectiva más general, Siempre es un buen final de trilogía, dónde se unen risas, lágrimas, emoción y una historia preciosa y personajes muy diversos entre sí que ganan mucho cuando están juntos. Si queréis leer un historia que convierte los tópicos en algo original, os recomiendo leer esta increíble trilogía.


3'5/5
Trilogía Los lobos de Mercy Falls
Temblor | Rastro | Siempre Sinner (Spin-Off Cole St. Clair)





2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Leí Temblor hace poco y me encantó, así que voy a seguir con Rastro y, si me gusta y me deja con ganas de más, leeré este.
    Gracias por la reseña :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. A mí es el que más me gustó, además de salir mucho más Cole y darle más protagonismo, me pareció un final vertiginoso y adecuado. Realmente, es una historia que no puede tener un final cerrado porque la vida sigue :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Be nice.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...