Efecto Lexa

19.8.16


Puede que llegue un poco tarde esta entrada, pero la verdad es que me ha costado bastante volver a conectar con la serie de la que voy a hablaros y quería terminarla de ver para estar segura de qué decir en este post. Sí, vengo a hablaros de The 100, o Los cien, como lo llaman en España.

The 100 es una de esas series que no se ven, se engullen. Por lo menos, las dos primeras temporadas fueron así para mí (y las engullí en plena Selectividad, así que imaginad la devoción). Supongo que si estáis leyendo esto es porque sabéis de lo que voy a hablar porque ya habéis visto la última temporada, pero si NO ES ASÍ por favor, mejor saliros del post porque voy a hablar de cierto spoiler muy grande. Advertidos estáis.

Cuando empecé a ver la serie una de las cosas que más me gustó fueron los giros, las muertes inesperadas, los enemigos que se vuelven aliados y los aliados con perversas intenciones, así como el elemento post-apocalíptico, las tribus de los grounders, su historia, sus métodos, sus creencias, la adaptación de los "invasores" al nuevo mundo, las disputas por el poder... Todo. En ese sentido, la trama es muy buena y me atrevería a decir que en el panorama actual es una de las mejores series de cifi. ¿Pero es eso todo? No. La calidad y profundidad de los personajes me llamó muchísimo la atención, sobre todo, la de los personajes femeninos: inteligentes, fuertes, independientes, sensibles, apasionadas, líderes. Sí, por supuesto que hay personajes así en otros shows, pero nunca había conectado tanto con tantas en una misma serie.

Pero lo más vino cuando apareció Lexa, la Heda, comandante de los doce (y después, trece) clanes. Fuerte, fría de cara a los demás, inteligente, decidida a darlo todo por su pueblo, pero de buen corazón, capaz de admitir errores, de querer hacer las cosas mejor. Y aquí es cuando empieza a amar a Clarke y fue como ¡parad el mundo un segundo, creo que he escuchado mal! ¿Dos líderes fuertes e independientes de mujeres amándose? Era un boom.

Hasta que el boom se transformó en un pum y un disparo se  cargó a Lexa.

Me quedé en shock. No solo yo, sino todo el fandom. Y no solo el fandom, sino que la cosa llegó más allá. ¿Y por qué? A pesar de estar en 2016 la representación LGTBIQ en parrilla es mínima. Ridícula. Y encima reciben un trato horripilante.  Que alguien como Lexa, mujer, líder y lesbiana era un paso ENORME. Que Clarke, mujer, líder de los skaikru y bisexual era otro paso ENORME. Y que ambas fueran pareja era lo MÁS. Tristemente, la costumbre televisiva (salvo excepciones, aunque pocas) es que alguno de los personajes muera trágicamente (de una bala perdida, jeje, la originalidad), y en este caso le tocó a Lexa. 

Pero es una serie post-apocalíptica, me diréis, la gente muere.
Por supuesto, os diré yo. Pero el punto que vengo a discutir no es la muerte en sí, sino el cómo. Cómo la mataron y cómo se reflejó eso en la pantalla y por qué causó el impacto que causó, así que voy a haceros una breve explicación de algo que he estudiado en mi carrera y que puede dar un poco de luz sobre el porqué de este impacto.

En el cine existen teorías cinematográficas con varias ramas (como puede suceder en las ciencias del pensamiento o en la literatura) y el soviético es uno de los importantes. Bien, ya sabéis que cualquier pieza audiovisual medianamente compleja cuenta con varias escenas que se articulan gracias al montaje; esta articulación es el lenguaje cinematográfico, y como cualquier lenguaje que se precie, necesita de una interpretación de nuestro cerebro. No lo hacemos de una manera consciente porque lo tenemos tan interiorizado que lo hacemos casi de forma natural.  Vale, teniendo esto en cuenta podemos encontrar en el formalismo soviético (que es la rama, la escuela, llámalo X de cineastas bastante importante) se habla de un fenómeno que ocurre gracias al montaje (montaje: poner una escena tras otra de forma que tenga sentido); el efecto Kuleshov.

¿Y qué es eso? El efecto Kuleshov es un fenómeno que se produce en el montaje de manera que un determinado orden de las escenas provoca un interpretación determinada por parte  del espectador. En Wikipedia se explica perfectamente, pero aquí os lo comento para las posibles dudas:

El efecto perceptual producido con la sucesión de imágenes es rápido, inconsciente y casi automático. Al encuadrar el escenario de cierto modo y ordenar una historia en una secuencia particular, la película establece expectativas sobre sus relaciones espaciales y temporales, es decir, las imágenes  y el movimiento generan un sentido para el espectador.

Como he comentado antes, el lenguaje cinematográfico se basa en una sucesión de escenas que son articuladas, conectadas, mediante el montaje. De forma individual pueden tener su significado, como las palabras, en el caso del lenguaje verbal, pero para que las películas o las series nos cuenten una historia necesitamos algo más; las oraciones; el montaje sería las oraciones, los párrafos, los capítulos...etc. Y entendemos la historia porque recordamos lo que ha pasado en el capítulo 1, en el párrafo anterior y en la oración anterior en la que el lector se encuentra actualmente.

En cuanto a su orden, la psicología perceptual explica que la yuxtaposición consecutiva de imágenes, indica, para la gran mayoría, que las tomas están relacionadas. Asimismo, al ver las imágenes se formulan hipótesis inmediatas sobre el significado narrativo de eventos específicos e inconscientemente se infiere una conexión entre ellos; en otras palabras, el colocar una imagen o secuencia antes de otra puede construir una unión semántica entre ambas.

Es decir, la forma en que decidimos ordenar las diferentes escenas tendrá mucho peso en la historia, en cómo se cuenta y en como la recibe el espectador. Si prestáis atención a la frase señalada en negrita entenderéis este efecto, pero para que quede más claro, aquí os dejo esta explicación:


Si viéramos las primeras dos imágenes yuxtapuestas, nuestro cerebro lo interpretaría como tristeza (cara del actor + mujer muerta). Si vemos solamente las dos segundas (cara del actor + comida) nuestro cerebro lo interpreta como que tiene hambre. Si vemos las últimas imágenes (cara del actor + mujer tumbada en pose sugerente) entenderíamos el deseo. ¿Qué quiere decir esto? El primer plano en los tres casos es el mismo, pero la siguiente escena no, entonces ¿por qué lo interpretamos diferente? Pues porque lo que hace  nuestro cerebro es reinterpretar la escena anterior de acuerdo a la segunda, dándole sentido. Nuestro cerebro dice "ah, ponía esa cara porque tenía hambre/se ha muerto la cuñada/me quiero tirar a esa tía". Así es como entendemos las emociones en el cine, aunque el actor no diga ninguna frase en ese momento.

Habiendo explicado esto (y esperando que lo hayáis entendido), voy a analizar la escena de amor-muerte de Clexa en la escena del 3x07.

La consumación del amor de Lexa y Clarke y la escena de la muerte de la primera SON seguidas. Clarke está a punto de marchar hacia Arkadia y va a despedirse de Lexa, ella le dice que tiene que hacerlo, que por eso ella es ella (aunque da a entender que "por eso es por lo que te quiero, porque te preocupas por tu gente del mismo modo que yo lo hago, que comprendes lo que es estar en mi posición, que es complicado"). Clarke le dice que quizá, algún día, cuando ninguna de las dos les deban nada a su pueblo... y deja entender que puedan estar juntas. Pero en vez de marcharse se besan y consuman su amor.
La escena de después es la de Clarke entrando en una habitación, tiene una discusión con Titus (precisamente sobre la "influencia" de Clarke en la comandante) y en la pelea una bala sale disparada, con la mala fortuna de que ¡oh! va a parar en las tripas de Lexa.

¿Veis el efecto kuleshov haciendo efecto? El hecho de que la escena de la muerte la hayan puesto inmediatamente después de la escena de amor se interpreta de forma atroz. Es como decir "esto es lo que pasa cuando amas a alguien de tu mismo sexo", "esto es lo que mereces cuando te atreves a ser la líder, encima mujer y encima te atreves a querer a otra mujer", es como decir "esta es la recompensa de haber abierto tu corazón". Y ese mensaje es horrible y más en el contexto de nuestros días. Cuando se hacen matanzas por tu orientación sexual, cuando se interna en centros a personas por su orientación, cuando se rechaza a hijos porque no son heterosexuales, cuando la representación en cine y televisión es baja y encima, nefasta. Sí, es un mundo post-apocalíptico donde las barreras de la orientación sexual no existen, donde la muerte está al orden del día, donde se trata la supervivencia, pero eso no quita que los espectadores están en un presente donde las barreras a las orientaciones sexuales existen, la muerte (ya de forma externa o mediante suicidio) es algo tristemente conocido y que se basa en la supervivencia de estas personas, de querer  pasar desapercibidas más que en otra cosa porque en muchos sitios no se les acepta.

No voy a hablar del señor Rothenberg (director de la serie) y de cómo engañó al público LGTB simplemente para ganar seguidores en Twitter y audiencia para el show porque tendría que hacer una entrada dedicada solo a este... personaje, pero muchos fans estaban enganchados a la serie precisamente por Clarke, por Lexa o por la pareja o por las tres. Gente que muchas veces solo sienten el alivio de sentirse libres por lo que son en la ficción, porque hoy en día las cosas ya sabemos que no son exactamente confeti y lluvia de flores. Y lo siento mucho, pero esa no es forma de reflejar una muerte que sabes que puede y que va a afectar a tanta gente. Una serie es una historia, que lanza mensajes y si el mensaje que has lanzado no está bien pensado lo que obtienes es que la gente lo interprete de la forma que lo interpretó. Y es culpa del que lanza el mensaje, no del que lo recibe. Eso es básico en comunicación. No creo que el director quisiera dar ese efecto, simplemente quería darle un giro a la trama, un plot twist para subir audiencia. El plot twist desde luego lo dio la  escena de amor - escena de muerte, no es algo que te esperes, la verdad. Pero el resultado no fue el que él esperaba porque no lo ejecutó bien; la audiencia bajó de forma flipante. Lo cierto es que me sorprendió que renovara para cuarta temporada, pero en fin.


A pesar de todo esto y el gran revuelo y lágrimas que supuso, creo que se logró algo bueno. Fue una llamada de atención de parte de miles de personas, que  se movilizaron creando hashtags de rechazo a esta muerte durante todos los días, consiguiendo hacer TT en muchos países e incluso globalmente. Se consiguieron recaudar 40.000$ para el Trevor Project, un proyecto de ayuda a adolescentes LGTBQI en peligro de cometer suicidio. Algunas marcas como Maybelline retiraron la promoción de sus productos de la serie a modo de protesta y algunas personalidades del mundo de la televisión y productoras se unieron e impulsaron un movimiento que sigue en marcha, para evitar que cosas como esta vuelvan a pasar; su nombre, LGTB fans deserve better, comúnmente conocida como "The Lexa Pledge" (El compromiso Lexa) y todo para abogar por un cambio real en la calidad de los personajes LGTBIQ del trato que reciben por parte de guionistas, directores... Podéis leer el compromiso aquí. 

Así que esta es la historia del Efecto Lexa, personaje recurrente, convertido en rayo de esperanza y que después de morir se ha transformado en un símbolo (algunos la llaman The Gay Mockingjay, el sinsajo gay) de que las cosas se pueden hacer de otra manera, que solo es una cuestión de esfuerzo y de ganas,  que nuestra lucha NO ha acabado y que la vida es algo más que sobrevivir.

OSO GONPLEI STE NOU ODON



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Be nice.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...